El secreto de la polinización se halla en el cuerpo de las abejas

Las flores aprovechan los granos de las zonas donde los insectos no se quitan el polen

El 84% de los cultivos en Europa depende de la polinización de los insectos, según Greenpeace. El declive de las abejas, sin embargo, ha puesto en alerta a científicos de todo el mundo. Un estudio de la Universidad de Dusseldorf (Alemania), publicado en la revista PLOS este jueves, ofrece claves que pueden ayudar a mejorar ese proceso: revela que el polen permanece en las partes del cuerpo de las abejas a las que las flores llegan con sus estigmas y anteras. Estos lugares de los insectos, llamados "zonas de seguridad", están en la parte de arriba de la cabeza, el tórax dorsal, la cintura y el abdomen.

La investigación se realizó de agosto de 2013 a noviembre de 2014 y de junio a julio de 2015 con dos de las especies más comunes en Europa: las Bombus terrestris (Bélgica) y la Apis mellifera (Alemania), conocida por ser la abeja de la miel. Los investigadores llevaron a cabo dos experimentos: uno sobre cómo y dónde se frotan las abejas con sus patas y el otro para analizar cómo las plantas entran en contacto con las "zonas de seguridad" de estos insectos.

Por un lado, metieron a varias abejas Bambus terrestris en un tarro transparente de plástico con el suelo cubierto de polen y cerrado con un tapón de espuma. Los insectos, al volar, se cubrieron de polen en pocos minutos. Después, se las trasladadó a un tarro limpio y se observó durante 30 minutos cómo, cuánto tiempo y en qué partes se acicalaban. Por último, se las congeló y se miró cuáles eran las zonas seguras en las que seguían los granos de polen.

Fuente: El País.

FLORISTERÍA FLORVAL

  Calle Panaderos, 69,
Valladolid, 47009, (Valladolid)

  983 666 555 321

  612 33 44 55 23