Un sector que quiere florecer

La exportación de flor cortada vuelve a crecer después del duro ajuste por la crisis y la competencia de países en vías de desarrollo

La azucena es una flor clásica que se asocia a la pureza. El arte ha sabido explotar su simbología desde los frescos minoicos del 1.500 antes de Cristo hasta la representación barroca de la Inmaculada Concepción. Sin embargo, fue un hecho más luctuoso y mediático el que convirtió al Lilium candidumen en la flor más vendida a finales de los años 90. El 6 de septiembre de 1997, millones de personas de todo el mundo vieron en directo cómo el féretro de Diana de Gales se paseaba por Londres festoneado con un centro de azucenas.

Unas semanas después, en Chipiona (Cádiz) habían exportado hasta la última vara de la flor y tuvieron que irse a Israel a conseguir más bulbos para cultivo. Más de cuatro años duró la fama contemporánea de este lirio, justo cuando el boom del sector de la flor cortada en España estaba en su cénit y a punto de entrar en una profunda crisis de la que ahora lucha por salir.

El ingeniero técnico agrónomo Rafael Pacheco fue el que viajó a Israel y rememora el caso para ejemplificar hasta qué punto el sector depende de las modas y vaivenes del mercado internacional. Pacheco es el director técnico de Mercado Rivera, una empresa chipionera que, con una exportación anual de 300 millones de tallos de flor, es de las más potentes de España. Andalucía, Comunidad Valenciana y Cataluña suponen el 70,5% de las exportaciones de planta viva y flor cortada y, a su vez, Cádiz concentra el 60% de la producción andaluza. En 2016, España exportó flores por valor de 38,7 millones de euros, un incremento del 12% con respecto a 2015, según datos aportados por Fepex, la federación nacional de productores. Pese a que se puede pensar que es “una actividad poco destacada en la agricultura, los rendimientos generados por la producción y el valor de sus exportaciones son superiores al resto de los sectores agrarios”, explican esta patronal.

Fuente: El País.

FLORISTERÍA FLORVAL

  Calle Panaderos, 69,
Valladolid, 47009, (Valladolid)

  983 666 555 321

  612 33 44 55 23